Kombucha: la popular bebida fermentada

Es posible que hayas oído de los alimentos fermentados, famosos por brindar probióticos a nuestro cuerpo que se encargan de mantener la calidad de bacterias "buenas" en el intestino, para mejorar el tránsito intestinal.


La kombucha es uno de estos alimentos fermentados, se prepara a base de té negro y té verde con un scoby (un cultivo activo de levadura y bacterias, por su acrónimo en ingles: Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast), ligeramente endulzado. Esta variedad de té tiene lugar hace 2,000 años en China y la utilizaban para combatir la inflamación de enfermedades como artritis.


El té de kombucha es rico en antioxidantes que promueven una función hepática y renal saludable, además es rico en vitaminas B y ácido fólico. Se habla de que ayuda a curar el acné, la fatiga, la hipertensión y el estreñimiento, sin embargo aún no hay mucha base científica en cuanto a esto.

Su sabor puede variar dependiendo el número de días que se deje en fermentación, puede ser de 7 a 30 días, si buscamos un sabor suave debe ser un tiempo reducido.

Es una bebida muy fácil de hacer en casa y puedes encontrar fácilmente recetas en internet, ¡no te pierdas su sabor único!