Entrena tu olfato con aceites esenciales


Introducción al olfato

Sabemos muy poco del olfato y desde luego su funcionamiento es muy complejo. Los mecanismos del olor se conocieron profundamente en los años 90, gracias a 2 investigadores americanos que demostraron la existencia de receptores olfativos neuronales, es decir, células sensoriales situadas en la membrana nasal. Por este descubrimiento les concedieron el premio Nobel de fisiología y medicina en 2004. Desde esa fecha no se ha dejado de investigar sobre el impacto de los olores sobre nuestra psique.

El olfato es el unico sentido en relación directa con el sistema límbico donde se sitúan nuestras emociones y nuestros recuerdos. Una vez inhalada una molécula aromática volátil, entra en contacto con los receptores olfativos que producen una respuesta nerviosa que llega al cerebro límbico que gestiona el hipotálamo (director de las funciones neurovegetativas y endocrinas). Después la información es tratada por el corte que es la parte racional. Es decir, primero olemos después sentimos y por último pensamos.

Recientes estudios sobre el olfato

Una de los aceites esenciales más conocidos y estudiados es el de lavanda. Hasta ahora sabíamos que uno de sus componentes, el acetato de linalino, podía calmar y regular ek ritmo cardíaco y favorecer el sueño. Un estudio reciente en Japón en residencias de ancianos, ha demostrado que puede reducir el numero de caídas y la agitación. Además ayudó a mejorar la velocidad en los cálculos matemáticos y la concentración en las tareas.

Otro estudio se lleva cabo con el olor a vainilla con bebes prematuros, cuyo mayor problema son las apneas. Un estudio realizado en 2007 y publicado en Pediatrics, ha demostrado que la difusión de vainilla había hecho bajar un 36% las apneas de sueño en el 85% de ellos.

Como he dicho al principio, el olfato es ahora cuando más se está investigando por lo que salen mensualmente numerosos nuevos descubrimientos en la materia.

Sesión de olfatoterapia en casa

  • Ponte cómodo en un lugar tranquilo que sepas que no te van a molestar en los siguientes 15 minutos.

  • Apaga televisión, móvil, música y si puede ser es mejor que no haya mucha luz.

  • Colócate tumbado o sentado. Como estés más cómodo.

  • Respira lentamente 3 veces. Coge el aire por la nariz y suéltalo por la nariz.

  • Cierra los ojos y acerca una tira de papel impregnada en 1 gota del aceite esencial seleccionado. Inspira lentamente contando hasta 5. Deja el aire en los pulmones contando hasta 3 y suelta el aire contando hasta 5 de nuevo. Este procedimiento hazlo 5 veces.

  • Al acabar, deja la tira de papel y respira lentamente 3 veces como al principio y observa.

  • Fíjate y anota donde se te “ha quedado” el olor, en la nariz, pulmones, boca….. ¿Te provoca algún picor? ¿Algún síntoma físico que puedas identificar? ¿Te has acordado de algo? ¿Te ha acelerado el corazón?

  • Yo te voy a proponer 1 aceite esencial cada semana. Puedes realizar el trabajo todos los días de la semana o sólo uno, depende de tu disponibilidad. Todo está bien. Lo que si notarás a medida que vayas entrenando más es que tu olfato se agudiza mucho no sólo con los aceites esenciales sino con las comidas, con los aromas “no naturales”.